XI Legislatura del Estado de Quintana Roo

Iniciativa 

Segundo Período Ordinario  del 2do. Año

Fecha de Inicio;  21  de Septiembre  de 2006

 

DIP. FRANCISCO FLOTA MEDRANO

PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA

DE LA HONORABLE XI LEGISLATURA

DEL ESTADO LIBRE Y SOBERANO

DE QUINTANA ROO.

P R E S E N T E.

 

FREYDA MARIBEL VILLEGAS CANCHE, en mi carácter de Diputada de este alto Órgano Colegiado, con fundamento en lo dispuesto por los Artículos 68 fracción II, 69, 75 fracción XXI, XLIII de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Quintana Roo, Artículo 28 fracción III, Artículos 32, fracción VIII, 106, 107, 112 y demás relativos de la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado Libre y Soberano de Quintana Roo, me permito presentar a la consideración de esta Honorable Legislatura, INICIATIVA DE DECRETO POR LA QUE SE ADICIONA EL CAPITULO V AL TITULO CUARTO REFERENTE A LOS DELITOS CONTRA LA LIBERTAD SEXUAL Y SU NORMAL DESARROLLO DEL CODIGO PENAL PARA EL ESTADO LIBRE Y SOBERANO DE QUINTANA ROO PARA QUEDAR COMO SIGUE: EN EL CAPITULO SEGUNDO SE ADICIONA EL DELITO DE HOSTIGAMIENTO SEXUAL EN SU ARTICULO 128-BIS, POR LO QUE EL CAPITULO SEGUNDO PASA A SER EL CAPITULO TERCERO, EL CAPITULO TERCERO PASA A SER EL CAPITULO CUARTO Y EL CAPITULO CUARTO PASA A SER EL QUINTO RESPECTIVAMENTE, lo anterior a efecto de que se substancie el trámite conducente para su aprobación al tenor siguiente:

INICIATIVA DE DECRETO POR LA QUE SE ADICIONA EL CAPITULO V AL TITULO CUARTO REFERENTE A LOS DELITOS CONTRA LA LIBERTAD SEXUAL Y SU NORMAL DESARROLLO DEL CÓDIGO PENAL PARA EL ESTADO LIBRE Y SOBERANO DE QUINTANA ROO PARA QUEDAR COMO SIGUE: EN EL CAPITULO SEGUNDO SE ADICIONA EL DELITO DE HOSTIGAMIENTO SEXUAL SU ARTICULO 128-BIS, POR LO QUE EL

CAPITULO SEGUNDO PASA A SER EL CAPITULO TERCERO, EL CAPITULO TERCERO PASA A SER EL CAPITULO CUARTO Y EL CAPITULO CUARTO PASA A SER EL QUINTO RESPECTIVAMENTE.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS :

La importancia de la tutela penal a la libertad sexual y su normal desarrollo en estos últimos días en nuestro Estado ha tenido un incremento considerable por la cantidad de delitos que de esta índole que se cometen a diario y que afectan de manera preocupante a los quintanarroenses por el impacto social, psicológico, moral y jurídico.

Analizando detenidamente el titulo cuarto del Código Penal para el Estado Libre y Soberano de Quintana Roo podremos apreciar que los tres tipos penales que se prevén en el mismo resultan insuficientes para regular una conducta que también trastoca esos valores elementales de la sociedad y de las personas, y específicamente en las relaciones laborales donde existe un grado de jerarquía o subordinación, me refiero concretamente a la figura conocida como hostigamiento sexual.

Los denominados delitos sexuales sufren anarquía doctrinaria, puesta en relieve por la mezcolanza del maximum de paleontología teorética con el minimum de noveles corrientes lógicas y científicas; lo que ocasiona desorden tanto en lo relativo al concepto como a la estructura. Es por ello que en la teoría de los delitos sexuales, la conducta aparece flotando en un espacio impreciso ubicado en grada predecesora al tipo-lo que imposibilita su definición jurídica e invalida el esclarecimiento de la tipicidad. Asimismo, la el tipo presenta una construcción irregular, ya que si es "una descripción de la conducta", debe albergar un relato del comportamiento y éste no encuéntrase; omítase la conducta.

En el hostigamiento sexual el bien jurídico protegido es la libertad de obrar en el ámbito sexual, que se vería afectada en la fase de toma de decisión por la interferencia de conductas como amenazas o actos preparatorios o tentativa de un delito de abusos sexuales. Esta conducta típica se define por los verbos solicitar o persistir, esto quiere decir el requerimiento o demanda de favores de índole o carácter sexual, es decir, la satisfacción del deseo manifestado por el solicitante; requiere como elementos concurrentes la existencia de una solicitud perseverante o insistente de un favor o conducta sexual a favor de la persona que ocupa un lugar de superioridad en el ámbito laboral, docente, doméstico o análogo, aunque tal analogía ha de interpretarse restrictivamente, con prevalecimiento de tal circunstancia y anunciando causar un mal al sujeto pasivo o subordinado relacionado con sus legítimas expectativas en el ámbito que vincula a ambos. Resulta indiferente que esa solicitud persistente o insistente a satisfacer lo sea a favor del propio sujeto activo o de un tercero. La relación de superioridad-subordinación por una relación determinada, la primera ha de prevalecer como condición sine qua non en el sujeto activo para hacer posible de manera real, efectiva y directa de malograr las legítimas expectativas del sujeto pasivo.

En este orden de ideas resulta irrelevante para este tipo de antijurídico el hecho de que el sujeto activo o pasivo sea hombre o mujer. La única exigencia del tipo radica, como anteriormente se ha indicado, en que entre ambos haya una relación que otorgue una situación de superioridad al primero, respecto al segundo.

Por su propia naturaleza, se trata de un delito esencialmente doloso que no admite formas culposas, pues el sujeto activo ha de llevar a cabo un comportamiento directamente dirigido a la obtención de un fin de índole sexual, aprovechándose de la situación de superioridad en que se halla y amenazando con causar un mal en el ámbito de dicha relación, debiendo abarcar el dolo todos los elementos citados. Resulta ser entonces un delito de mera actividad que se consuma con la formulación de la solicitud reiterada o persistente de un fin sexual bajo la amenaza de un mal grave e inminente, que de no satisfacerse dicha solicitud se actualizaría el mal contenido en la amenaza. Precisamente por tales circunstancias este delito no admite formas imperfectas de ejecución, ni precisa para su consumación que el deseo sexual, cuya satisfacción se solicita, se vea satisfecho.

En caso de que el agente pasivo o victima accediera al requerimiento y se consecuentemente la práctica sexual requerida, estaríamos ya ante la presencia de un delito distinto al que se expone en la presente.

Existe en la actualidad una propuesta legislativa del Instituto Social y Político de la Mujer, cuyo génesis radica en la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, (CEDAW) de 1979, ratificada por Argentina y que es parte de nuestra Constitución Nacional; la Convención para prevenir, erradicar y castigar la violencia contra las mujeres; la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer del 20 de diciembre de 1993, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas y la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing, estas posturas fueron tomadas en cuenda recordando que las violencias contra las mujeres comprenden especialmente: el sexismo, las discriminaciones sexistas, las violencias físicas, el acoso u hostigamiento sexual, las agresiones sexuales, la violación, la prostitución, la pornografía, las mutilaciones genitales femeninas.

Como podrá notarse, el aspecto de la violencia sexual está también considerado dentro de estas posturas sosteniendo que las violencias contra las mujeres se traducen y perpetúan la desigualdad entre mujeres y varones y crean una división muy marcada donde en la mayoría de los casos de agresión sexual, sea el tipo que fuere, las víctimas son específicamente mujeres, después de menores de edad.

Por lo que el Instituto de referencia considera que estas razones forman un obstáculo fundamental para el acceso igualitario de mujeres y varones al poder político, económico y social.

La amplitud de acoso u hostigamiento sexual (ya que son términos análogos desde el punto de vista jurídico), la gravedad de sus efectos, las consecuencias perjudiciales en términos de salud mental, física y desestabilización en el marco del empleo, que toda persona tiene el derecho al respecto de su integridad física y psíquica, que la legislación actual, tanto penal, corno laboral, es inadecuada ya que deja impunes numerosas agresiones.

En el Código Penal actual del Estado Libre y Soberano de Quintana Roo no está contemplando el hostigamiento sexual como delito, por lo que la presente iniciativa de decreto de ley pretende adicionar este antijurídico tomando en consideración las siguientes circunstancias legales que resultan básicas y elementales para la tipificación del mismo:

  1. El delito de hostigamiento sexual no debe ser individualizado, es decir que se encuentre dirigido a una o varias personas en particular sino que debe mencionarse el tipo de relación que engendra la subordinación del sujetivo pasivo al activo.

  2. En la descripción típica deben especificarse todos los contactos físicos destinados a tener cualquier tipo de relaciones sexuales incluyendo la realización de actos de perversión sexual en contra del consentimiento de la victima. Sobre este último punto es importante recalcar que el hostigamiento sexual es ambiental, cuando crea un clima de intimidación, humillación, hostilidad hacia la víctima en la relación de subordinación.

  3. Como anteriormente quedara expuesto, en nuestro Código Punitivo Estatal el hostigamiento sexual no se encuentra contemplado a diferencia de otros códigos sustantivos que desde algunos años ya han regulado este tipo de conductas.

  4. Y para la descripción del tipo penal que nos ocupa se propone que sea una agravante cuando el acosador es el propio empleador o un superior jerárquico mediato, ya que hay que considerar que en la relación de subordinación el superior jerárquico de la victima podría ser el inmediato pero hay que atender a la jerarquización en el presente caso y no limitarnos únicamente a una circunstancia de la misma.

En consecuencia :

  1. La definición jurídica de hostigamiento sexual debe comprender:

Todo acoso sexual, sexista u homofóbico independientemente del lugar o circunstancias donde se ejerce, ya sea en lugares públicos o en lugares de trabajo, en los actos de la vida corriente o en ocasión del trabajo, independientemente del objetivo perseguido por su autor, independientemente de la presencia o ausencia - a priori- de cualquier daño físico o psíquico a la persona.

El hostigamiento es un atentado a la dignidad de la persona, independientemente de todo perjuicio, y debe entonces ser reprimido por sí mismo, ya sea configurado por un acto único o por varias acciones reiterativas independientemente de la existencia de una relación jerárquica de autoridad (sea perpetrado por un colega, compañero de trabajo, usuario o cliente) .

  1. Deben considerarse circunstancias agravantes los casos siguientes:

  1. Cuando la persona que comete el hostigamiento está en una posición de poder respecto a la persona hostigada: especialmente jefe/subordinado/a, médico/ paciente, psicoanalista/persona analizada, profesor /alumno/a, funcionario (policía, etc.)/ ciudadano, propietario/locatario, autoridad de un partido político, sindicato/afiliado/a

  2. Cuando la persona hostigada ha sufrido, por el hecho del acoso, la pérdida de su empleo (despido o renuncia provocada o forzada) y/o de algún beneficio que podía pretender y/o la pérdida de la posibilidad de continuar su carrera (lucro cesante).

  3. Cuando hay pluralidad de autores

  4. Cuando el autor o los autores aprovechen el estado de vulnerabilidad económica o social de la víctima o de su origen o de su deficiencia física o psíquica

  1. La carga de la prueba debe ser aliviada

  2. Las penas deben reflejar la relación con el bien jurídico tutelado (la libertad sexual de las personas) y su jerarquía respecto de otros delitos.

PROYECTO DE MODIFICACIÓN DEL CÓDIGO PENAL PARA EL ESTADO LIBRE Y SOBERANO DE QUINTANA ROO.

La adición de un capítulo más al Titulo Cuarto del Código Punitivo de nuestro Estado, obedece a la necesidad de adicionar en el mismo Titulo la figura de HOSTIGAMIENTO SEXUAL para que como norma regule el tipo de conducta que la misma prevea, pero la referida adición tendría que realizarse en el capítulo segundo del citado Titulo que se refiere al tipo penal de ABUSOS DESHONESTOS, para que este pasara a ser el capítulo tercero y así sucesivamente hasta llegar disposiciones al capítulo quinto que comunes a dicho Titulo.

En la actualidad el citado Titulo Cuarto a que se hace referencia se encuentra trascrito textualmente de la siguiente manera :

"TITULO CUARTO

Delitos contra la libertad sexual y su normal desarrollo

CAPITULO I

Violación

Art. 127. - Al que por medio de la violencia física o moral realice cópula con persona de cualquier sexo, se le impondrá prisión de cuatro a dieciséis años y multa de diez a cuarenta días multa.

Si la persona ofendida fuere impúber la prisión será de seis a veinte años y de veinte a sesenta días multa.

Al que realice cópula con persona menor de catorce años de edad o que por cualquier causa no esté en posibilidades de producirse voluntariamente en sus relaciones sexuales o de resistir la conducta delictuosa se le impondrá de seis a treinta años de prisión y de cuarenta a cien días multa.

Art. 128.- La pena prevista en el primer párrafo del artículo anterior se aumentará una mitad más:

  1. Cuando la violación se realice aprovechando la autoridad que se ejerza legalmente sobre la victima, caso en el cual el agente será privado, además, del ejercicio de la patria potestad, de la tutela o custodia y, en su caso, de los derechos sucesorios con respecto al ofendido;

  2. Cuando la violencia sea cometida aprovechando los medios o circunstancias que proporcionan el empleo, cargo o comisión que el agente ejerce, en cuyo caso éste será privado o suspendido además, del ejercicio del empleo, cargo o comisión hasta por el término de cinco años, o

  3. Cuando la violación sea cometida por dos o más personas.

CAPITULO II

Abusos deshonestos

Art. 129.- A quien sin el consentimiento de una persona y sin el propósito de llegar a la cópula ejecute en ella un acto erótico sexual o lo obliguen a ejecutarlo, se le impondrá prisión de uno a tres años. La pena se aumentará hasta en una mitad más, cuando se empleare la Violencia.

A quien sin propósito de llegar a la cópula ejecute un acto erótico sexual en una persona menor de catorce años de edad o impúber, o que no tenga la capacidad de comprender el hecho o que por cualquier causa no pueda resistirlo, o la obliguen a ejecutarlo se le impondrá prisión de dos a cuatro años. La pena se aumentará hasta en una mitad más cuando empleare violencia, en los casos que proceda.

CAPITULO III

Estupro

Art. 130.- Al que por medio de seducción o engaño realice cópula consentida con mujer honesta mayor de doce años de edad y menor de dieciséis, se le impondrá prisión de dos a seis años.

El delito previsto en este articulo solo será perseguido por querella de parte ofendida o de su legitimo representante.

Con delito de estupro, el matrimonio del agente con la ofendida, extingue la acción penal y la potestad de ejecución de la pena en relación con todos los participantes.

CAPITULO IV

Disposiciones comunes de este titulo

Art. 131.- Cuando a consecuencia de la comisión de alguno de los delitos previstos en los Capítulos I y III de este Titulo resulten hijos, la reparación del daño comprenderá el pago de alimentos para éstos y para la madre, en los términos que fija el Código Civil."

 

PROPUESTA DE ADICION:

La propuesta que se realiza en la presente iniciativa respecta a introducir en nuestro Código Penal la figura Penal de HOSTIGAMIENTO PENAL quedaría de la siguiente forma.

"TITULO CUARTO

Delitos contra la libertad sexual y su normal desarrollo

CAPITULO I

Violación

Art. 127.- Al que por medio de la violencia física o moral realice cópula

con persona de cualquier sexo, se le impondrá prisión de cuatro a dieciséis años y multa de diez a cuarenta días multa.

Si la persona ofendida fuere impúber la prisión será de seis a veinte años y de veinte a sesenta días multa.

Al que realice cópula con persona menor de catorce años de edad o que por cualquier causa no esté en posibilidades de producirse voluntariamente en sus relaciones sexuales o de resistir la conducta delictuosa se le impondrá de seis a treinta años de prisión y de cuarenta a cien días multa.

Art. 128.- La pena prevista en el primer párrafo del artículo anterior se aumentará una mitad más:

  1. Cuando la violación se realice aprovechando la autoridad que se ejerza legalmente sobre la victima, caso en el cual el agente será privado, además, del ejercicio de la patria potestad, de la tutela o custodia y, en su caso, de los derechos sucesorios con respecto al ofendido;

  2. Cuando la violencia sea cometida aprovechando los medios o circunstancias que proporcionan el empleo, cargo o comisión que el agente ejerce, en cuyo caso éste será privado o suspendido además, del ejercicio del empleo, cargo o comisión hasta por el término de cinco años, o

  3. Cuando la violación sea cometida por dos o más personas.

CAPITULO II

Hostigamiento sexual

Art. 128 Bis.-A quien con fines lascivos asedie reiteradamente a persona de cualquier sexo, valiéndose de su posición jerárquica derivada de relaciones laborales, docentes, domesticas o cualesquiera que implique subordinación, se le impondrá prisión de seis meses a tres año y de cien a mil días multa. Si el hostigador fuese servidor público y utilizare los medios o circunstancias que el encargo le proporcione, se le destituirá, además, de su cargo pudiendo ser inhabilitado para ejercer cargo, empleo o comisión público por el tiempo que la Autoridad Judicial considere prudente. Sólo se procederá contra el hostigador a petición de parte ofendida.

Para los efectos del artículo que inmediatamente antecede se entienden fines lascivos a cualquier acto y /o conducta que tenga como fin u objetivo la realización de la copula, sexo oral, anal, y/o cualquiera que derive de una perversión sexual.

También constituye hostigamiento sexual para la aplicación de este artículo todo comentario sexista u homofóbico y/o acto de connotación sexual o cualquier otro comportamiento basado en el sexo o la orientación sexual, cuando es considerado intempestivo, abusivo o hiriente para la persona que es objeto del mismo.

Se agravará hasta en una mitad más de la pena que corresponda al sujeto activo cuando :

  1. Este delito sea cometido por el superior jerárquico mediato o por el empleador de la victima siempre y cuando este participe en su carácter de superior jerárquico de aquella o de una u otra forma participe, ya sea de manera directa o indirecta en la comisión de este delito.

  2. Cuando del resultado del hostigamiento sexual la victima haya perdido su empleo ya sea por despido o renuncia provocada o forzada o de beneficios a los que pudiera podido acceder o haya perdido alguna oportunidad de ascenso en el empleo o cargo desempeñado.

  3. El hostigamiento sea cometido por varias personas actuando como autores o en calidad de cómplices.

  4. El autor o los autores hayan aprovechado del estado de vulnerabilidad, especialmente económica de la víctima o su deficiencia física o psíquica.

En caso de reincidencia se le impondrá sanción de seis meses a cuatro años de prisión más la multa mencionada".

CAPITULO IV

Estupro

Art. 130.- Al que por medio de seducción o engaño realice cópula consentida con mujer honesta mayor de doce años de edad y menor de dieciséis, se le impondrá prisión de dos a seis años.

El delito previsto en este articulo solo será perseguido por querella de parte ofendida o de su legitimo representante.

Con delito de estupro, el matrimonio del agente con la ofendida, extingue la acción penal y la potestad de ejecución de la pena en relación con todos los participantes.

CAPITULO V

Disposiciones comunes de este titulo

Art. 131.- Cuando a consecuencia de la comisión de alguno de los delitos previstos en los Capítulos I y III de este Titulo resulten hijos, la reparación del daño comprenderá el pago de alimentos para éstos y para la madre, en los términos que fija el Código Civil."

Con esta propuesta se busca regular estos tipos de conducta y proteger tanto al hombre como a la mujer dentro de una relación de trabajo, doméstica o análoga y que garanticen su integridad física el respeto a su dignidad y el derecho a su superación personal independientemente del bien jurídico tutelado por la norma corno lo es la libertad sexual y su normal desarrollo.

Incluso se han llegado a mencionar ciertos niveles de hostigamiento sexual que de una u otra forma repercuten en los valores de la victima como son:

"Nivel 1) Acoso leve, verbal: chistes, piropos, conversaciones de contenido sexual.

Nivel 2) Acoso moderado, no verbal y sin contacto físico: Miradas, gestos lascivos, muecas.

Nivel 3) Acoso medio, fuerte verbal: Llamada telefónicas y/o cartas, presiones para salir o invitaciones con intenciones sexuales.

Nivel 4) Acoso fuerte, con contacto físico: Manoseos, sujetar o acorralar.

Nivel 5) Acoso muy fuerte: Presiones tanto físicas como psíquicas para tener contactos íntimos."

El acoso sexual es una forma de violencia de género, intersección de la violencia sexual y la violencia laboral e institucional. Según María José Lubertino (ver Acoso sexual - Bibliografía), por un lado, el acoso sexual "fortalece el estereotipo y desequilibrio cultural del 'hombre' productor (dominante) y de la mujer ‘reproductora' (sumisa), reduciendo a la mujer a objeto sexual y negándole el derecho de actuar en espacios considerados masculinos y, al mismo tiempo, absolviendo a los hombres de una mayor responsabilidad en el ámbito de la reproducción". Para la especialista, dado que no sólo responde a diferencias de poder real sino también al poder cultural, la mayoría de las víctimas de acoso y/u hostigamiento son mujeres, si bien los varones también pueden también ser víctimas de hostigamiento sexual por parte de mujeres o gays, especialmente cuando éstos son sus superiores jerárquicos.

Por otro lado, "el hostigamiento sexual viola derechos sexuales básicos como el derecho a la libertad sexual (la posibilidad de los individuos de expresar su potencial sexual, libres de coerción, explotación o abuso en cualquier tiempo y situaciones de la vida) y el derecho a la autonomía sexual, integridad sexual y seguridad del cuerpo sexual, lo que incluye el control y el placer de nuestros cuerpos libres de violencia de cualquier tipo", para el tratadista Lubertino. Y, todos lo especialistas concluyen que, cuando esta violación a la integridad humana se da en el ámbito del trabajo, representa una violación del derecho de trabajar en un ambiente digno y humano, es decir, es también violencia labora.

El hostigamiento sexual puede ocasionar que una mujer deje su empleo para no afrontar el problema, si bien debido a la actual crítica situación socioeconómica de Argentina lo más probable es que calle y se someta para no perder su ingreso. Puede ser despedida o perder sus perspectivas de promoción por no haber accedido a las sugerencias que le fueron hechas. La mujer hostigada tiene siempre una sensación de culpabilidad generada por la carga social y cultural que, ante estos hechos, ve a la mujer como una "provocadora".

Las víctimas sufren de tensión nerviosa, irritabilidad y ansiedad, que a menudo pueden dar lugar a depresión, insomnios y otros trastornos psicosomáticos como jaquecas, problemas

La presente iniciativa de decreto de ley es importante para garantizar los derechos de las personas en su libertad sexual dentro de una relación laboral, doméstica u análoga, ya que en nuestro Código Punitivo actual no existe norma alguna que regule este tipo de conducta a la cual están expuestos todos aquellos que de una u otra forma se encuentran supeditados a la realización de un trabajo bajo un mando jerárquico, y al no existir una regularización jurídica los que han sido victimas de este tipo reprochable de conductas no les queda más remedio que callar para fomentar la impunidad o bien renunciar a sus fuentes de ingresos obligadas por estas

Por lo antes expuesto y fundado, a esta H. XI Legislatura, atentamente solicito:

ÚNICO. - Tener por presentada ante esta Mesa Directiva la iniciativa de decreto de referencia, sirviéndose acordar el trámite conducente para la aprobación de la misma.

A T E N T A M E N T E

SUFRAGIO EFECTIVO. NO REELECCIÓN

CHETUMAL, Q. ROO A 20 DE SEPTIEMBRE DE 2006

 

DIP. LIC. FREYDA MARIBEL VILLEGAS CANCHE